Ester de doncella a reina.

Una mujer integra y valiente.

A lo largo de la historia contamos con mujeres valientes, cuyas hazañas quedaron olvidadas no sólo por el tiempo sino por el patriarcado. En esta ocasión nos referimos a Ester. Su historia la podemos encontrar en el antiguo testamento, donde arriesgó su vida para salvar al pueblo judío.

Al igual que pasa en nuestra vida cotidiana Dios guía cada aspecto de nuestra vida colocando personas, situaciones, dentro de su gran obra, ya que sólo él conoce su plan y su propósito, puede que en muchos momentos de nuestra vida no entendamos el para que de ciertas pruebas, pero vendrá un tiempo en que nos daremos cuenta de por qué hemos pasado por ciertas experiencias, conocido a determinadas personas, vivido en ciertas situaciones. Llegará el momento en que todo encajará, miraremos hacia atrás y veremos que nosotros también estábamos en el lugar adecuado en el momento preciso, así como sucedió con Ester. En ese momento las piezas del puzzle encajan. Aquello que estamos juzgando en la vida de los otros, está siendo guiado en el corazón de esa personas por mandato que Dios. Es por ello que cada uno debe ocuparse de resolver sus propios entuertos en vez de perder tiempo en un camino que no le corresponde.

Tras un banquete del rey Asuero, el cuál pidió a su esposa que apareciera solamente con su corana con la finalidad de seguir haciendo galas de su belleza así como la demostración de sus riquezas y poder, ésta se negó a su petición, produciendo el enfurecimiento de éste. Tras consultar las leyes se declara que la reina había ofendido a su pueblo y temiendo que esta negativa provocara al resto de mujeres el desobedeciendo a sus esposos se creó un decreto para que ésta no pisara la tierra. Con éste hecho se da pie a la búsqueda de entre un harem de 400 mujeres vírgenes a la próxima reina. Las mujeres tenían que someterse a un año de tratamientos de belleza antes de su encuentro con el rey (versículo 12). Ester, una judía cuyo nombre hebreo era Hadassah, fue elegida como una de las vírgenes (versículo 8) y posteriormente elegida como candidata para ser reina. Mardoqueo quien la adopto como su propia hija tras la muerte de los padres de ésta, le dio instrucciones de no revelar su origen judío (versículo 10). También visitaba diariamente el harem del rey para ver cómo le estaba yendo a Ester (versículo 11). Ambos honraron y protegieron al rey de sus enemigos. Aun así tras un complot se dio la orden de «destruir, matar y exterminar a todos los judíos, jóvenes y ancianos, niños y mujeres. Cuando la reina se enteró de este complot, Mardoqueo le pidió que fuera al rey a suplicarle y a interceder delante de él por su pueblo, para ello, para poder ir al rey Esther debía ser invitada por éste y eso no había sucedido en un mes.

Teniendo en cuenta que ella era judía tarde o temprano podía perecer así que se llenó de fe, pidió a su pueblo que rezara por ella y no sólo se presentó ante el rey y fue recibida, sino que además siendo guiada por Dios preparo un banque ante éste donde tras un ingenioso plan, enfrento a los dos artífices del complot.

Puedes encontrar toda la historia en el Antiguo Testamento en el libro de Ester.

Esta Azaña de valentía y fe, devolvió no sólo la libertad al pueblo judío sino que muchos quisieron convertirse para así quedar protegidos ante el edicto del rey.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *