Freyja

Sigue el verdadero deseo de tu corazón

En la mitología nórdica también existieron deidades femeninas, en esta ocasión hablaré de Freya. Era conocida como la Diosa del amor, de la tierra, la fertilidad y una auténtica guerrera, además de poseer una belleza que no pasaba desapercibida. A lo largo de la historia escandinava se hace frecuente  mención de importantes acontecimientos en los que esta hermosa diosa participó.

¿Quién fue Freya?

Se caracterizaba por tener una  personalidad fuerte a la par que sensible, auténtica e independiente. Era considerada una guerrera, así como líder  de las valquirias, invocada con frecuencia  para conseguir felicidad en el amor, también protección durante los partos.

Se cree que su esposo era Odín aunque no está comprobado. Los padres de Freya fueron el dios Njörðr que es reconocido como un rey mítico, y su madre la diosa Nerthus.

Era  considerada una de las deidades femeninas más venerada, y esto se debía a que era muy sabia y capaz de encarar cualquier situación. Sus cualidades más sobresalientes fueron seductora, liderazgo, poder, fuerza, sexualidad, audacia y la magia. 

Freya te invita a comprometerte con tus sueños, asumir los riesgos, a realizar los cambios, a apreciar tu cuerpo, a disfrutar de tu sexualidad, aprecia tu atractivo y disfruta de tu propia compañía.

Durante estos últimos años he tratado a muchas mujeres con características de Freya, luchadoras, madres, sensuales, atractivas, profesionales, ingeniosas, inteligentes, amables, entregadas, guerreras de 24 horas para llegar a todo,  pero frustradas porque por más que están a la altura de cualquier circunstancia no son valoradas, esto repercute mucho en la autoestima y ello deriva en complejos a la hora de poder disfrutar libremente de su  cuerpo y la sexualidad. La publicidad ha vendido a la mujer como un mito al servicio de los ojos que las contemplan y se nos ha olvidado que somos seres humanos sintientes, y que todos y cada uno de nosotros recibió la belleza que Dios consideró suficiente para el papel que debía ejercer en esta vida. Seguimos dando más importancia a lo externo y nos perdemos a personas con una calidad humana sin igual, lo que no entra por los ojos físicos no entra por el ojo del corazón aunque esa persona solo tenga amor para brindar, y así vamos de cama en cama desnudando cuerpos hasta que un día nos damos cuenta que lo que ha quedado desnuda y vacía  es nuestra alma  y día  como en el retrato de Dorian Grey nos damos cuenta que el paso inexorable del tiempo nos alcanzó y que las cirugías no soportan tanta gravedad. Ama las canas, las chichas, la calvicie, la celulitis, los dientes imperfectos, las arrugas, porque la belleza no te asegura la satisfacción de un  corazón  alegre, dichoso y  amado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *