Kali-yuga

El fin de una época

Estamos inmersos en el caos del desorden, confusión, corrupción, lo queramos entender o no, estamos ante un proceso de disolución, el proceso ha comenzado, todo cuanto acontece, guerra, conflicto, el materialismo, la convulsión social, las señales están ante nuestros ojos y aunque el mal se vista de una aparente y nueva sociedad donde confunden con sus ideas y engañan a los ingenuos hay que entender que una sociedad no puede estar cimentada con materia y violencia, no siempre una casa se puede reformar, a veces hay que tirarlo todo abajo y comenzar de nuevo, pues no hay nada que reformar si esa reforma no comienza por el propio individuo, pues éste es el pilar de la sociedad.

¿Quién podría imaginar que estructuras tan aparentemente sólidas como pueden ser la familia, la autoridad, el estado, las religiones etc… se tambalean?, esto es así porque ha sido fundamentado por el propio egoísmo, debemos tener presente que aquello que se cae es porque ya dejó de cumplir su función y aunque ahora parezca imposible, de ello resurgirá una sociedad mejor, una sociedad construida en una base tan duradera como es el amor, en la reciprocidad, el interés y la alegría por el bien de todos, hombres guiados por la espiritualidad, despiertos. El hombre está ignorando las leyes de la naturaleza, y solamente los materialistas y superficiales creen que esto se mantendrá en pié. Este desorden no será indefinido, más el camino no será fácil,el hombre ha sido reducido a un mero número donde se han destruido los valores, ha tomado el camino contrario, el de la mentira,el engaño y lo superficial.

Este tiempo solo produce sufrimiento, hemos obviado las enseñanzas de aquellos maestros que estuvieron antes, Buda nos hablo de la Noble Verdad, esto es RECTA opinión, pensamiento, palabra, acción, vida, esfuerzo, atención, meditación, Jesús con su mensaje de AMOR.

Hoy día solo se percibe que el mal campa a sus anchas, sin máscaras y en pleno apogeo, lo vemos en las oficinas, en las escuelas, en las familias, caracterizado por el desenfreno y la arrogancia, y lo que es peor, se apoderó del interior de muchos.

Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo Apoc. 12,12,7

Estamos ante un paso de consciencia, trabajar en nosotros mismos no es tarea fácil pero es la tarea que bien realizada es la más duradera, los fundamentos de esta nueva construcción se haya en el corazón de cada hombre, si te sientes fatigado recuerda que la meta será la paz y el amor.Todo cuanto acontecerá en la tierra esta destinado a suceder.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *