¿Qué nos está pasando?

En los inicios de la historia, se creía que la divinidad era femenina, y la dualidad entre luz y oscuridad coexistía en equilibrio con lo masculino y lo femenino. Posteriormente, hubo un cambio hacia la adoración de un Dios masculino, separando y reprimiendo lo femenino. A pesar de esto, persiste un resurgimiento del aspecto femenino en la sociedad actual. Las mujeres se ven abrumadas por múltiples expectativas y roles, lo que puede llevar a estrés, cansancio e incluso enfermedad. Explorar la feminidad y buscar reconectar con la energía femenina intrínseca en todos, analizar procesos psicológicos a lo largo de la vida, abordar conflictos comunes en la experiencia de vida, como la transformación de las expectativas románticas, el temor al envejecimiento y la repetición de patrones familiares no deseados. Es tarea para este tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *